domingo, 27 de diciembre de 2009

Rechazad@s

Domingo por la mañana. Situación: mi madre me pidió que le grabara en un CD los últimos dos discos de Alejandro Fernández (Dos Mundos). Cuando lo termino (el muy hdp hizo un disco doble con discos tan cortos que entraban holgadamente en un CD-R) mi madre me insiste en que escuche la siguiente canción que les transcribo (editado y eliminando las estrofas repetidas):

Mi Rechazo

Vas a sentir mi rechazo
desde arriba y hasta abajo
de tu cuerpo traicionero

Aunque esquives mi mirada
no te servirá de nada
no lo podrás evitar

Vas a saber qué se siente
tener la sangre caliente
y frio el corazón

Vas a saber cuánto pesa
quince noches de tristeza
y quince de desilusión

Y mas de lo que te di
le dare a quien lo merece
porque exactamente a ti
es a quien no se parece

(...)

Vas a encontrarme en los labios
de quien le niegue a los tuyos
la sinceridad de un beso
y en la sonrisa forzada
de quien comparte tu almohada
también me va a encontrar

(...)

Luego me dedicaré a criticar el contenido de la letra de esta canción (de la música ni hablemos, Fernández es deplorable). Lo cierto es que a raíz de la escucha, mi madre me preguntó qué es lo que hacía que el rechazo primero generara este tipo de "actitudes vengativas" (cuando lo hace) y más particularmente por qué el ser rechazado produce un enganche mayor (y ahí me vino directamente a mi yugular).
Para poder explicar el origen de ambas preguntas, se hacen necesarias dos contextualizaciones.
Contexto 1:
Mi madre prácticamente desconoce el rechazo masculino. Su primer y único (por ahora) gran amor ha sido mi padre. Se conocieron cuando ella tenía 15 años (él 19) y desde entonces nunca se separaron. Ni las peores peleas generaron alejamientos que supusieran algún tipo de separación. Quizá no se vieron algún fin de semana, o se mandaron menos cartas (en esa época se escribían, esssta que iba a haber mail), lo cierto es que su relación siempre peligró poco.
Ni qué decir que por su corta edad mi madre no incursionó casi en el mundo masculino. El primero fue el definitivo por lo que una ruptura, una mala primera cita, un chongueo y nada más está muy lejos de sus experiencias y/o de su cognición. Por eso me preguntó a mi. No porque yo tenga una gran experiencia, pero si porque haciendo un repaso de mi existencia, pasé por todas esas instancias y muchísimas veces (por no decir todas) he fallado. A eso hay que sumarle el...
Contexto 2:
Soy una persona de enganches fuertes. Muy. Y este año sufrí un enganche fuertísimo con un solo ser. Conocí a muchos, pero solo él logró hacer mella. Fue (y será por ahora) EL clavo del 2009. Mi vieja conoce la historia, sabe que fui la "pateada" de la misma; y que eso me hizo mierda. Que sufrí mucho (no lloré, rara vez lloro) y todo no por un terrible enamoramiento, sino porque el rechazo me enganchó. Su decisión de patearme así sin más me hizo ponerlo en un lugar que no le hace justicia (y todavía no lo saqué de ahí).
Con todo esto volvemos a las preguntas. Vamos a la primera: ¿Por qué el rechazo provoca ganas de vengarse?
Creo que es obvio: uno se siente dolido y como del amor al odio hay un paso (es una frase trillada pero no por ello menos cierta) uno siente la necesidad de hacer sentir al otro lo mismo que sintió uno. Ahora bien, las posibilidades de que esto suceda son bastante ínfimas, excepto contados casos en los que el que rechaza vuelve con el caballo cansado y es finalmente rechazado/a. Casi siempre el que rechaza aprovecha su situación de ventaja y se regodea en ello. No nos da segundas chances (hablo de relaciones cortas, en matrimonios y/o noviazgos largos quizá si) y nos deja la sangre en el ojo, claramente. Por eso canciones como las de Alejandro o "She's not me" de Madonna (que aunque cornuda y no tanto dejada se pretente en la misma actitud ganadora ante la evidente pérdida) son patéticas, porque vos podés sentirte que sos lo más, pero que te cagaron, de eso no hay duda. No hay vuelta atrás. No importa lo que hagas, el rechazo estuvo y de manos del otro. Vos ya no tenés la posta, porque el que primero fue dejado a un lado fuiste vos. No importa lo que hagas, no vas a producir en el otro un dolor que se equipare al tuyo. Tarde piaste pajarito...
Pregunta dos: ¿Por qué el rechazo produce enganche?
Aunque aún no lo hice, tengo que definir a qué me refiero con rechazo. No se trata de haber invitado a una persona al cine o a dar un paseo por la plaza (qué salida más embolante, por dió!), a caminar por la zona roja de Palermo o simplemente a cenar y que te diga que NO. Ojalá hablara de eso, porque de última ese rechazo es muy superable...
No, no. Me refiero a que vos comiences una relación con alguien y que esa otra persona de un día para el otro te diga: "Fue, no te quiero ver más", o directamente se desaparezca.
Porque -y ahí viene mi definición del asunto- el rechazo es una cuestión de tiempos. De los tiempos de los seres involucrados en cualquier tipo de relación. Léase:
- Si las dos personas llegan a no querer verse más al mismo tiempo y la situación se desgasta y ambos pierden el interés; no hay rechazo. Simplemente hay desencuentro y quizá algo de desilusión. Ambos se dieron cuenta que no eran compatibles, que no querían lo mismo y punto, se acabó.
- Ahora, si uno le gana de mano al otro, la cosa es muuuuy distinta. Léase: uno se desliga de la relación antes que el otro, ahí si hay rechazo. "No te quise", "no me gustaste", "no hubo onda", "no quiero saber un sorete con vos", "sacame esa alfombra de baño que me parece un asquete", "me emperné a otro/a y lo hacía mejor que vos", "mi mamá me dijo que no tenía que salir más con vos", "volví con mi ex" o "...". Son situaciones en las que uno de los dos decide que hasta acá había llegado y que mejor que la cosa no evolucione ni siga.
Esto puede generar enganche, ya que el hecho de que el otro decida no quererte, de algún modo te emperra en que te quiera. Decís: "¡Mierda! ¿qué tengo yo para que este me pegue una patada en el culo tan grande?". Lo terminás aceptando, pero mientras tanto idealizás un poco a esa persona. Pensás que de no haber mediado su actitud, quizás las cosas hubieran sido mejores que lo que en realidad eran o terminarían siendo.
A ver, lo ejemplifico con mi caso. Yo lo pienso friamente y sé que lo mío fe una cuestión de tiempos. Me faltaban semanas, quizá días para darme cuenta que el flaco este era un pelotudo que no me convenía y que ni bien se pasara la novedad (léase: calentura) no me iba a servir para más nada. Era impresentable ante mis amigos, yo misma no soportaba escucharlo... pero no sé, que él decidiera que no quería verme me emperró más con él. Y se volvió mi clavo.
Por eso, tal como declaro siempre, a mi humilde entender la vida es una sucesión eterna de clavos. Algunos seres pasan por nuestras vidas de manera insignificante. Y otros se clavan en nuestra existencia y nos atan a un pasado que no nos conviene pero del que sin embargo no nos podemos desligar. Con el paso del tiempo el clavo se oxida, nos agarra tétanos y gritamos "la puta madre que lo remil parió", pero seguimos ahí, firmes junto al ideal que armamos del reverendo hdp que nos clavó (en el sentido metafórico del término).
Y luego aparece otro clavo, o nosotros mismos lo creamos. Y así sucesivamente, hasta que (calculo) nos morimos y no nos hacemos más problema. Bah, eso creo...

18 comentarios:

  1. Tu optimismo me fascina, jeje.
    A fin de cuentas esto de la sucesión de clavos no es más que una cuestión de orgullo herido. Depositás demasiado de tu autoestima en lo que un hombre piensa o siente por vos, y probablemente no veas lo que valés por quién sos. Y así cuando alguien te rechaza, todo revienta fuera de proporción.
    Yo también me engancho fuerte, y como si no fuera poco, encima me engancho rápido. Diría que mi relación éxito/rechazo es de 50/50. Pero nunca sentí deseos de venganza, ni furia, ni de que nadie se volviera arrastrando, etc., etc. Y me juego a que es más que nada porque mi autoestima pasa por otro lado, y porque de orgulloso no tengo nada.
    Bueh, me salió medio largo pero no te podés quejar que el post no fue nada corto tampoco.
    Saludos, y que tengas una buena ¡última semana del añooooo!

    ResponderEliminar
  2. Mery....
    me hiciste leer todo estoooooo!!!!
    jjajajajajaja
    1:30 am por dios!!!!

    ResponderEliminar
  3. Recupero el aire y comento... que largo, jaja!!! Volvió Mery!!!

    ResponderEliminar
  4. Uy que hija de millll! mira la cantidad de texto que mandaste!!
    Muy bueno Mery... Y Alejandro Fernandez...mama, mejor ni opino!

    Buen año!

    ResponderEliminar
  5. es que no importa lo que hagas o lo que dejes de hacer, si lo dos no comparten la misma magia ... ahora si tu mamá escucha a fernandez y tu papá se la banca, ves eso es amor. ojo, tirarle el CD por la ventana tambien es un acto de amor.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, terminé de leer el post más largo de la historia ;)

    Estoy de acuerdo contigo, esa actitud vengativa que nos invade después del rechazo es terrible, no sirve para nada, ni siquiera para curar el orgullo herido.

    Ahora, no es peor la actitud de "a mi no me importa"? Digo, si alguien te dejó, es imposible que no te importe nada y que sigas tu vida como si esa persona nunca hubiera existido. Este tipo de actitud, es más cruel y mesquina, ya que lo único que genera es que se de vuelta la situación y el que rechazó ahora se sienta rechazado (porque no hay rencor del otro lado).

    Ojalá fuera más sencillo enfrentar el rechazo, cada uno va actuando "como puede" porque a veces es imposible pensar. Pero creo que ahí está el quid del asunto, si pudiéramos detenernos a pensar un segundo, tal vez actuaríamos más racionalmente... pero en esa situación es bastante difícil (al menos para mi).

    Besos

    ResponderEliminar
  7. no creo que este cuadrito chiquito llamado comment de un blog sea apropiado para pensar un tema tan personal y complejo como el rechazo (y la autoestima); así que me voy a a limitar a decir que opino bastante parecido a Ud. con respecto a los clavos grositud llamada Mery. Le mando un besote grosa

    PD: llega cierta edad que las madres/padres son ininmputables

    ResponderEliminar
  8. deja de reirte de tu madre... se que lo haces, si lo se.

    Te agregue en mi lista de blogs amigos, hace lo mismo si te pinta

    ResponderEliminar
  9. me quedaron los ojos...VIZCOS por lo menos!
    jajaja
    a vida es una sucesión eterna de clavos. ¿?¿?
    como siempre, cn lo que sea me rio!

    un beso

    ResponderEliminar
  10. Es buenísimo: "La vida es una sucesión eterna de clavos"... Cuánta razón tenés en muchas cosas que decís. Que te rechacen es horrible, y es casi imposible que no te quedes con bronca y sed de venganza (al menos para mí van de la mano). Sólo espero que la sucesión de clavos termine antes de que me agarre tétanos, porque quiero vivir para cuando conozca al clavo definitivo, ese qeu no va a desclavarse más... (si tengo la suerte q eso pase)
    Besos

    ResponderEliminar
  11. La frase que todos tenemos después de este texto es "La vida es una sucesión eterna de clavos". ajaja. No olvidemos que al caminar la vida, pisar muchos de esos clavos nos ayuda a esquivar otros próximos.

    Mi blog te espera cuando gustes. Un saludo gigante.

    ResponderEliminar
  12. Ufff, mi vieja me viene pidiendo que le baje a los plateros... No se que es peor. Por ahora me hago bien la goma pero va a llegar un punto en que va a ser inevitable :S
    ¿Por qué provoca ganas de vengarse? calculo que cuando te tocan el ego, sumado a los sentimientos un poco flojos + despecho, resulta un cocktail explosivo que solo hablar en idioma venganza.
    Por qué produce enganche? Calculo que esa eterna búsqueda de la figurita difícil y de querer lo que no se puede tener.
    Como sea, si, es una sucesión de clavos, pero entre pinchazo y pinchazo ganas experiencia, podes esquivar algunos, y capaz, te podes ensartar con el "miguelito" que se te quede prendido un laaargo tiempo.

    ResponderEliminar
  13. Gente: es genial! desde el año pasado que no posteo y todavía hay quienes me leen. Increible!

    Por otra parte, me demostraron ampliamente que son hijos de esta época. Se dejaron llevar por un efecto visual! El post no es largo, simplemente tiene una canción al principio y eso lo hace ver gigante, pero es del mismo tamaño que el resto!!!!

    Aún así lo leyeron, y yo sus comentarios, a los que paso a responder:

    Diego: Mmm no me conocés para saber cómo es mi autoestima y demás... Me alegra que a vos te pase distinto, pero bueno, ante el rechazo hay distintas reacciones. A veces te querés vengar, a veces querés rendirte a sus pies si vuelve... es complejo! Gracias por los buenos deseos!
    Menage: jejejeje
    Soli: Siii y después volví a desaparecer... soy un espanto jejeje
    Diego: mi morocho favorito... no me canso de decirlo (por Alejandro... :P jajaja nooo mentira!)
    Santi: y si... hay que hacerle un bien a la humanidad. Lástima que en ese acto su discografía completa igual no desaparecería del mundo. Una verdadera cagada.
    Lady: puede ser que se de el caso que vos decís. Pero lo veo improbable, aunque quien lo haga es groso. Todos sabemos que quien rechaza un poco goza con ver la reacción del rechazado... Y que el rechazado se engancha solo por el rechazo...
    Es eso o yo hubiese esperado engancharme menos y sentir poco el rechazo... quien sabe!! jajaja
    Juanimon: Siempre es un placer leerlo :P
    Nano: igual que vos!!! Lo haré! Besos
    Maca!: jajajaja me alegra entretenerte!
    Anónimo (que asumo es anónima): jajaja vos date la vacuna y seguí para adelante... en algún momento nos tiene que salir. Creo :P
    Mariano: JAJAJAJAJA pegó lo de los clavos. Lo voy a registrar. Y es tal cual: de todos los que pasan por nuestras vidas, se aprende. Y eso es invalorable también. Pasaré. Bienvenido!
    Lol-It: Bienvenida!!! No bajes a los plateros, que sino te los hace escuchar... vos decile que no se consigue (no tiene forma de contrastar lo que le decís).
    Me dejaste pensando... o sea que hay que buscar un Miguel :P JAJAJAJAJAJAJ

    Besos a todos!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. no es que el post fuera largo, si no que no tenía muchos espacios, pero lo léi de un saque porque lo merecía. Yo te entiendo, a mi me pasó lo mismo. Es el día de hoy, 6 años mas tarde, que aún le deseo que pueda alguna vez sentir lo que me hizo a mi, aunque como decís, no es lo mismo. Él lo hizo primero, el ME lo hizo primero a mi. Y quizas no le importe un carajo pero yo me voy a acordar de por vida ( lamentablemente)
    Tengo que vivir con eso.

    ResponderEliminar
  15. El mes de los enamorados nos trae sorpresas geniales para disfrutar:

    Concurso Ky Gel Intimo

    ResponderEliminar
  16. Estoy viva! y con post nuevo!!! jajaja

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...